Make your own free website on Tripod.com

INFORME FINAL PROYECTO REIKI 2003 EN ESCUELA ESPECIAL F-905
DE LOS ANGELES - CHILE.


Los Angeles, 22 de Diciembre, 2003


A finales de septiembre iniciamos un sueño colectivo en nuestra Escuela. Nos juntamos un grupo de todas las personas iniciadas en Reiki que pertenecemos a esta comunidad educativa (profesoras, asistentes de párvulo, madres de alumnos) y comenzamos a trabajar haciendo terapia a algunos alumnos. Nos dividimos en tres grupos que funcionaron en diferentes días y horarios, aplicando Reiki una vez por semana a niños y jóvenes. En total llegamos a atender a 40 alumnos, quienes recibieron desde 1 a 8 sesiones (dependiendo de las posibilidades de horario). Elaboramos una pauta de evaluación, que no alcanzamos a utilizar durante este año, que nos permitirá el próximo año medir objetivamente los beneficios del Reiki, pues será aplicada al inicio del tratamiento y al final del tratamiento, comparando los resultados en tres áreas: cognitiva, motora y socioemocional.
Al evaluar el trabajo en términos de puesta en práctica puedo decir que obviamente el tiempo fue poco, además que por la época del año no pudimos realizar todas las sesiones planificadas y no asistieron todas las terapeutas que se comprometieron en un comienzo. Pero creo que las cosas ocurren como tienen que ocurrir, y por algo es así. De la experiencia se pudo aprender y del aprendizaje se sacan ideas que mejorarán notablemente la implementación del trabajo el año 2004.

Ahora, al evaluar el proyecto en términos de experiencia de vida, de desarrollo personal, tanto mío como de las personas participantes, indiscutiblemente fue enriquecedor bajo todo punto de vista. El clima que reinaba en cada sesión, el ambiente cargado de amor, de paz, de calma, de alegría y felicidad; la relación que se iba construyendo entre las terapeutas, el vínculo con los alumnos-pacientes, sin duda que fueron vivencias que dejaron una imborrable huella en cada una de nosotras. La entrega incondicional de todas las personas involucradas, el entusiasmo, las ganas de aportar al sueño colectivo de ir transformando el mundo en un mejor lugar para todos, hicieron que todo valiera la pena.

Cada sesión de reiki que vivimos era una prueba real de que lo que nos mueve como seres humanos es el AMOR. El sustrato básico de la experiencia humana es el amor y la cooperación. Somos seres vinculares, nacemos, nos desarrollamos y morimos vinculados. Siempre he creído en el cambio, pero nunca había estado tan segura de que el cambio colectivo es posible. Este año he comprobado que los cambios individuales pueden ser tan estructurales y profundos que lleven a cambiar la dinámica de las relaciones humanas, estableciéndose nuevas formas de interacción basadas en el amor, la paz y la compasión. Y que estos cambios no ocurren azarosamente, sino que surgen en el contexto de la conexión, del reencuentro con lo divino. Esta experiencia, tan cargada de significado y de sentido, me confirma la idea de que somos divinos. Dios está dentro de cada uno de nosotros, por eso somos seres de Luz.

En lo personal, todas las experiencias vividas este año a través del reiki me han servido principalmente para conciliarme conmigo misma, para contactarme con los aspectos más sufrientes y tormentosos que se acumulan a lo largo de una vida, sólo así he podido enfrentarlos y resolver de una vez los dolores y sanar los daños. Todas las personas tenemos dolores y daños acumulados, pero es maravilloso el momento cuando los disuelves y puedes enfrentarte a ti mismo y logras perdonarte y amarte incondicionalmente. Realizar el proceso de sanación personal nos permitirá ser mejores canales, mejores instrumentos del Amor y la Luz del Padre.

Agradezco infinitamente a Dios por haberme regalado esta oportunidad de servir y experimentar la verdadera felicidad, la que surge de las cosas más sencillas pero a la vez mas profundas. Agradezco a Marco Antonio González por mostrarnos un camino. A Marco por el apoyo incondicional. A Don Fermín Roa nuestro Director Comunal de Educación por facilitarnos el hacer realidad nuestro sueño. A Dina, la Directora de la Escuela, por confiar en nuestro empeño. Pero especialmente, agradezco a todas las terapeutas que se creyeron el cuento de que un granito de arena puede hacer la tremenda diferencia que hace falta para transformar nuestra vida y la de los que nos rodean; y que estuvieron dispuestas a entregarse en forma incondicional. Gracias por este maravilloso regalo de amor.

Cuando la apatía, la desesperanza, la tristeza, el sin sentido o el desaliento surjan en sus vidas, vuelvan a lo esencial; que no es mas que sentirse parte del Todo, donde cada parte irradia amor y recibe amor. El amor que viene de una fuente inagotable. En los acelerados tiempos que vivimos, donde es tan difícil encontrar un significado a la vida o experimentar la felicidad como un estado permanente, queremos hacer este tremendo regalo de Navidad: ES POSIBLE TRANSFORMAR NUESTRO MUNDO EN UN MEJOR LUGAR. ES POSIBLE SER FELIZ Y VIVIR EN EL AMOR.

Finalmente, transcribo las vivencias personales de cada una de las personas que participaron del proyecto reiki 2003 en nuestra Escuela.

“Primeramente encuentro grandioso abrir la mente y el alma y permitirse descubrir cosas nuevas. Principalmente me provoca sentir “amor” y me proporciona una manera más de poder expresarlo hacia las personas. A través del contacto con la persona “paciente” nace en mi el deseo verdadero de que esté bien, que supere sus problemas y mi alma se lo desea profundamente, esto me trae a mi felicidad y paz. Sentía la necesidad de aplicar reiki pero me daba un poco de inseguridad, como vergüenza ¿? Por eso me gustaba cuando realizábamos una o dos veces por semana aquí en la Escuela. También lo hice en mi casa, pero no en forma continua por lo mismo. Gracias por todo”. (Tamara)

“Reiki significa para mí una nueva forma de guiar mi camino en la vida, que consiste en una real entrega de amor hacia las personas. También me ha servido para acercarme más a mi madre, ella me busca y se acerca a mí para que le aplique reiki, lo que contribuye a una relación más cercana que yo tanto necesitaba.

Me siento afortunada en poder participar del reiki sobre todo si pensamos que somos el “canal del amor”, y que a través de este podemos ayudar a los niños de nuestra Escuela. También me siento más espiritual y conectada con Dios... y algo super importante siento más cercanía de mi padre...al aceptar que no está aquí, pero siempre me acompaña... ¡muchas gracias!” (Julia)

“La verdad no recuerdo la fecha exacta en la que me inicié en el reiki, pero la sensación es que permanentemente en el transcurso de mi vida estuvo presente.

La primera reacción mía fue super intro, conflictiva y demoledora de mis estructuras más íntimas pero que sirvieron para que en mí surgiera la necesidad de interactuar con otros en un plano más espiritual, por tal razón, inicié un trabajo con 7 alumnos (del taller del jueves) de manera sistemática una vez por semana en donde pude apreciar procesos de convivencia muy interesantes a la hora de evaluar, como es la preocupación entre ellos y ciertos códigos que generamos al interior del grupo. A nivel más individual pude observar en cada uno cambios sutiles de sus conductas, se volvieron más abiertos con sus problemáticas y lograron conectarse al trabajo.

Las terapias de los viernes para mí fueron un poco menos vividas ya que la interacción era más breve, solo se establecía conexión durante el proceso y con excepción de algunos casos existían niños que asistieron 1 o 2 veces. Espero esto se contemple para que el próximo año no se sienta tan distante. Igual buena experiencia inicial”. (Marcela)

“Mi opinión y experiencia con respecto al reiki ha sido muy positiva y grata, pues me ha dado la posibilidad de ayudarme y ayudar a otros y gracias al enorme amor que nos tiene nuestro Padre y Maestro. Siempre me sentí muy cerca de Él en cada momento o situación en que hice reiki lo sentía dándome su fuerza, amor y fe; nunca fui yo quien se sintió entregando, sino que Él fue mi maestro y único ser que manifestó su entrega a través de mí. Deseo de todo corazón continuar participando tanto de este grupo, como del grupo de todos los reikistas de Los Angeles, como de los terapeutas de amor, que entregan todo a cambio de nada, solo por amor.

Soy una reikista gustosa de lo que hacemos y agradecida de todo lo que he recibido”.(Mónica)

“Mi experiencia sobre el reiki fue muy positiva ya que es un método de ayuda y también de autoayuda super bueno. Lo que me gustaría sería tener un poco mas de tiempo para dedicarlo a esto, ya que este año con mi curso, por falta de tiempo, no fue en forma recurrente. Lo más importante para mí fue creer que a través de la fe, energía positiva y amor se pueden lograr cosas super importantes y buenas”. (Nadia)

“Reiki era un tema desconocido para mi personita, pero mi experiencia, que he realizado a través de la praxis ha sido gratificante tanto para mí como para las personas a quienes he tenido la oportunidad de aplicarle reiki. En cuanto al desarrollo de reiki en el colegio he notado una gran participación tanto en apoderadas como en los profesionales que trabajan aquí, sin duda que el reiki e los niños tiene efectos satisfactorios.

Creo que falta juntarse un poco más, que las personas que aplicamos reiki debemos juntarnos por lo menos una vez por semana”. (Francisca)

El reiki fue bastante importante para mí, ya que pude servir a bastantes personas, no solamente de mi colegio, sino también de mi familia y me sentí útil para otros efectos, más espirituales. Creo que el mayor beneficio lo obtuve yo, ya que me apliqué reiki en muchas ocasiones y siempre logre en parte o totalmente en algunas ocasiones el fin que perseguía, como por ejemplo dormir bien (sueño prolongado, ininterrumpido y reparador) y con eso ya es bastante por este año, solo lamento haberme perdido algunas reuniones; es todo”. (Delia)

“Yo como apoderada y hermana de un alumno considero una buena alternativa para los chicos. Mi experiencia fue linda porque no tenía idea que existiera este tipo de sanación, compartir mis emociones quizás con otros apoderados hizo que me sintiera más segura que existe otro tipo de sanación que no sea física (médica).

Este tipo de curso en el cual yo participe y pude sacar enseñanza que quizás antes no tenía, la relajación y seguridad que antes me hacia dudar de mis actitudes en la vida cotidiana. La enseñanza que me dejó es que, con este tipo de sanación puedes ayudarte a ser mejor con tu hijo o hermano (en mi caso), sentir tus emociones y compartir tu vivencia con apoderados que quizás tienen el mismo conocimiento.

Yo como hermana me hubiera gustado compartir mucho mas con el curso, porque pienso que hubiera sido mejor para mí. Y como lo que vivo lo comparto con mis seres queridos aunque sea conversable no solo en lo sentimental. Pero me gustaría que el próximo año integráramos a mi madre porque creo que esto le haría super bien. También creo que quiero compartir mas el próximo año”. (Yanira)

“Cuando por primera vez me aplicaron reiki estaba relajada y me sentía muy bien, pero cuando me aplicaron a la altura del chakra cardiaco, sentí una pequeña corriente (o algo parecido) luego de eso todos los días me iba aplicando reiki en el cuarto chakra y voy progresando.

La segunda vez (nivel 2) que me aplicaron reiki, me paso algo muy extraño, sentí un calor inmenso que incluso se podría asegurar que mi estómago se quedó dormido y pareciera que la persona (Sra. Juanita) me hubiera hecho cariño en todo mi estómago (le pregunté después y no fue así, ella me dijo que tuvo sus manos en un mismo lugar).

Las veces que yo apliqué reiki siento mucha paz, pero a la vez con ciertas personas (no con todos) siento calor y comienzo a transpirar y a veces llegan a tiritarme las manos.

En forma general me ha gustado mucho esta experiencia, podría decir incluso que en cierto aspecto me ha cambiado mi vida y sobre todo me ha acercado mas a Dios (no a la religión). Creo que él esta conmigo cuando lo necesito”. (Miriam)

“Para mí fue una o ha sido una experiencia bonita, plena, de amor, de entrega al prójimo. Puntualmente puedo decir que trabajar con los niños que llamamos especiales, entre ellos mi hijo, ha sido para mi maravilloso, ni yo sabía o conocía de mí la capacidad de entrega y aceptación. Aplicar reiki o hacer reiki es gratificante, es unirte a Dios, es servirle a través de nuestras manos y nuestro corazón. Con esta experiencia me he sentido en plena armonía con el prójimo, en especial con los niños, cuando los miras a los ojos y ves esa mirada de alegría, de paz y de entrega, de confianza en ti.

Doy gracias a Dios por esta oportunidad. Hace tiempo estaba esta inquietud, pero todo tiene su tiempo y su hora. Nada es a la suerte, por algo ocurren las cosas aquí y ahora.

Hacer reiki es dar amor y Dios es amor”. (Nancy)

“En realidad cuando fui invitada al taller de reiki no sabía que esperar. Lo único que deseaba era poder aprender a relajarme, ser capaz de encontrar un punto dentro de mí que me permitiera cierto equilibrio. Una vez iniciado el taller, al escuchar a Marco Antonio, fue una experiencia realmente increíble. No solo podría aprender a relajarme, sino que podría ser capaz de ser “canal” para traspasar energía. Y por supuesto lo que más me gustó fue el hecho de que esa energía provenía de nuestro Padre “Dios”.

Sentirme capaz de poder traspasar esta energía es realmente maravilloso, ya que significa que puedo ayudar en algo, aunque no sea mucho, a otra persona.

En relación con la experiencia con los niños de la escuela, en realidad no fue mucha. De lo que pude darme cuenta es que realmente la conexión se puede establecer con los niños de manera mas fluida, ya que para mí, ellos son unos “ángeles” que Dios nos dio para que nos acompañaran acá en la tierra. Gracias por invitarme”. (Ximena)

“Primeramente en forma personal yo me he sentido muy bien, tranquila, relajada espiritualmente. También muy contenta porque a mi hijo le ha hecho super bien, se ha tranquilizado y me ha hecho sentirme a mi super contenta. Creo que todo lo que se ha logrado esta bien para mí. Me siento bien, he tenido en este tiempo una vida mejor en todo sentido. Ojalá sigamos con este proyecto”. (Sara)

“Con respecto a mi experiencia personal me ha ayudado a obtener un mejor equilibrio emocional, relajación y disminución momentánea con respecto a los achaques diarios: dolor de cabeza, espalda, cuello (dolores tensionales). Con respecto a otros (una paciente de edad)es evidente que ha sido gratificante para ella. Siente alivio o bienestar general dentro de todos sus males, ya que me lo solicita con frecuencia. Con alumnos solo he observado que es algo agradable para ellos, en el momento de la sesión, pero cambios que permanezcan no se han observado pues fue muy poco el tiempo”. (Cecilia)

“Mi experiencia con reiki ha sido bien interesante, hacia mucho tiempo que andaba en la búsqueda de hacer esto y este año se me presentó la oportunidad y la acepte.

Bueno, me ha servido principalmente a mí ya que no han sido muchas las veces que he intervenido a otras personas, pero desde que soy practicante de reiki he podido ayudarme con problemas personales de salud y me ha servido bastante. Además practico otras disciplinas como Tai Chi, en el fondo hace ya tres años que no se como y junto a mi familia nos hemos integrado a grupos espirituales y estamos viviendo una vida diferente y rica, dejando de lado muchas cosas tal vez y viviendo la vida de una forma diferente.

Tu con todo esto disfrutas de cosas muy simples en la vida como de los aromas de la naturaleza, cosas que antes ni percibías ahora están contigo, son parte de tu vida.

El reiki es una forma diferente de vida y espero continuar superándome en esto y en lo otro que estamos con mi hijo y mi familia. Nuestro Padre nos llamo a esto y por algo será, soy su eterna agradecida”. (María Eugenia)

“En lo personal el reiki el día que asistí al primer nivel fue de mucha relajación y paz interior, pero a largo plazo fui cuestionando el fin del reiki ¿será así? ¿o es una simple sugestión? Por lo que no persevere y abandone este camino.

En la aplicación a mis alumnos (y algunos apoderados) note en el momento quizás una relajación muscular al menos de los alumnos, que no pueden expresar con palabras sus estados emocionales o anímicos. De todas maneras me llama la atención el movimiento que se ha generado en torno al reiki y les deseo los mejores augurios de que se mantenga en el tiempo y no sea una moda pasajera y que les sirva a todas las personas que la practican y a quienes se las entregan”. (Sussana)

“Aunque fueron pocas las veces que pude participar para mí fue una bonita experiencia sobre todo por la cercanía que se produce con los niños, no solo el contacto con los propios alumnos, descubrir miradas-gestos-sonrisas, el poder relajarse junto con ellos, ya que al hacer reiki en ti también se provocan sensaciones de paz, armonía, amor al otro.

En relación lo que pude observar con mis alumnos que pudieron asistir creo que entendieron que era una instancia de “tranquilidad”, “quietud” durante ese día viernes se les notaba más tranquilos, aunque fuera por un rato; fue algo nuevo y se valora igualmente. Para el próximo año espero que sea un trabajo igual o mejor en cuanto a la continuidad de las sesiones”. (Ingrid)

“Bueno, esta terapia alternativa hace mucho tiempo que yo quería ser participe de ella. Pues se me dio la oportunidad de iniciarme acá en el colegio diferencial F-905 que es el colegio e mi hijo Diego Ignacio el cual tiene Síndrome de Down. Bueno, así fue como conocí al gran maestro Marco Antonio, una persona encantadora y muy profunda de sentimiento al cual yo quiero mucho por su sencillez y simpleza. Bueno, también Claudia, la psicóloga del colegio; tuvo mucho que ver en esto, es una persona a la cual yo quiero y admiro mucho por lo que esta haciendo por este colegio. Bueno, ella con un grupo de apoderados estamos aplicando terapia a nuestros hijos y espero que esto siga adelante para que así este colegio se llene de armonía y amor”. (Mirna)

“Reiki es una palabra importante para mí ya que hice el curso con el primer nivel donde aprendí en términos generales esta técnica maravillosa. Por razones x no he podido practicar mucho, pero me he dado cuenta que en el aspecto concentración he mejorado. Pienso que a medida que pueda practicar será mejor.

Con respecto a los niños he participado una vez y me di cuenta que alumnos muy inquietos se relajaban y estaban muy concentrados. Pienso que es una buena alternativa para ellos.

Con relación a las mamás participantes han interactuado muy bien entre ellas y sus hijos, además han tenido la posibilidad de integrarse mejor en la escuela a través del reiki.

¡Felicitaciones a Claudia por su trabajo!
Cualquier actividad que nos ayude bienvenida”. (Gladys)

“El reiki y yo:
Aprender a hacer reiki ha sido para mi una experiencia de vida, quizas pensado como el premio compensatorio que llega luego del dolor y la tristeza que trae un hijo especial, que no tiene nada que ver con el amor que uno siente por él, sino mas bien con el duelo del hijo que murió dentro del ideal de cada madre. En realidad hay un todo de cosas que se han ido sumando y creo que el reiki ha sido como el premio más gordo, sobre todo porque es un premio que hace mucho bien pero que además te responsabiliza con el resto de la gente y comienza el lento entendimiento de la fe, dentro de lo humano, limitado y egoísta. Hoy he aprendido a querer mas a la gente, cada vez que me tocó venir al colegio a hacerle reiki a los niños, salí más tranquila, mas llena de esperanza y de optimismo, mas llena de Dios. Como que se me llenaba de “algo” increíblemente feliz, ese lugar escondido de cada uno que se llama alma y que no es otra cosa que un soplo de Dios mismo en nosotros.

Es muy hermoso hacerle reiki a mi hijo Benjita, decirle a Dios, oye aquí estoy con lo que más amo en el mundo, ayúdalo a ser feliz, a ser mejor cada día, haz tu voluntad sobre mi pequeño hijo; rezar sobre él o solo sentirlo y verlo feliz. Que más se puede pedir que un momento así en la vida cada día, con mi hijo del alma, creo que nada...
Mis estados de animo han estado un poco más calmos, dentro del ajetreo diario, tratar de ser consecuente ha sido para mi un quehacer constante en mi vida y hoy lo es más. He visto la vida de Jesús desde un nuevo ángulo. El otro día escuchaba en la lectura Bíblica cuando Cristo mejora la vista de un ciego, que insistía en ser tocado por Él, Cristo le dice “mira, tu fe te ha curado”, nunca entendí tan bien estas palabras como ahora. Siento que hacer reiki es un acto de fe, y es Dios con nuestra fe que cura.

Otro beneficio mayor ha sido con mi marido, estamos bien, es cierto que cada día es un correr y hay muy poco tiempo, hasta para hablar, pero en la calma hay una mano amiga. Esto ha sido muy importante, ya que siento que estamos más juntos, más tranquilos, más asumidos d cada uno en nuestra esencia, y en nuestras diferencias.

Igual que tú estoy más sensible a la vida, los sentimientos se me salen solos y la verdad a veces ya no trato de controlarlos. Me he reconciliado con casi todos mis dolores, con mi padre, con mi hermano, los he llenado de luz y he tratado de alejar los sentimientos oscuros y dejar fluir solo lo mejor para ellos. Creo que se me alargó mucho la tarea. Bueno Claudita, solo gracias por haberme mostrado una nueva puerta de vida, cuando te conocí supe que Dios me tenía preparadas algunas sorpresas a través tuyo, no imaginé que serían tan importantes para mi vida. Espero que sigamos trabajando en esto el próximo año. Trataré de hacer algo en mi trabajo, aunque de repente no todos los pájaros tienen el mismo color, ni buscan el sur en invierno, es solo parte de la naturaleza...”. (Claudia)

“Cuando fui invitada por la tía Claudia Cores al curso de reiki nunca pensé que fuera un curso tan bueno y relajador, después la tía formó grupos de mamás para trabajar en el colegio para aplicarlo a algunos niños, esos niños fueron tratados dentro del colegio, siempre el mismo grupo de alumnos dentro del mes de octubre y noviembre.

En esta etapa de terapia de reiki la experiencia ha sido reconfortante para mi y los alumnos de este establecimiento, a pesar que son niños diferentes han tenido cambios positivos en cuanto a comportamiento. Y con mi hijo el cambio ha sido notorio ya que en cuanto a su enfermedad el ya no tiene muchas crisis, esta mas activo y duerme más relajado”. (Iris)

CLAUDIA CORES VEJAR
clacores@yahoo.com
EQUIPO REIKI
ESCUELA ESPECIAL F-905
LOS ANGELES, DICIEMBRE 2003.


Claudia Cores
clacores@yahoo.com
Informacion sobre Talleres
Retornar a Pagina principal

Suscríbete a la lista de correo de Red de Luz :