Make your own free website on Tripod.com
Realitybook- ¿Como llegue a Reikiluz?

 

Muchas cosas pasé, algunas divertidas y otras no tanto, pero algunas las tenemos más en la memoria que otras.

 

Cuando jugábamos con Fernando, también incluíamos a nuestras secciones (30 soldados), pero la verdad es que a ellas también les gustaba el jugar ya que era eso, un juego en que competíamos y efectuábamos ejercicios por nadie programados (no por el mando), sólo por Fernando y yo, pero la verdad es que muchos ni eran programados por nosotros  ya que solo salían mientras jugábamos a quien tenía la mejor sección.

 

Un día mi amigo me invita a un asado que tenia en el Parque de Las Bandurrias (sector donde había un zoológico) y que le encantaría que yo fuera, llegó la tarde del viernes y fui, sabía que algo tenía planeado ya que Fernando jugaba mucho y le encantaba el tomar por sorpresa, de todas formas bajé al Parque Navidad  (lugar exacto) y estaba Fernando con dos cabo , un fuego y una parrilla más un disco ya que le gustaba churrasquear, me extrañó de que estuviera con uniforme, pero igual me quedé.

 

Después de un rato y de tomarme una cerveza, Fernando me contó de que estaba en un ejercicio de infiltración, de que toda su sección avanzaba hacia el lugar y de que yo era su prisionero. Ante eso, no me dejé asustar ya que sabía que Fernando jugaba a eso y  a lo Psicológico,  me paré y le dije: “Mi teniente, usted cree de verdad, de que yo vendría aquí y no estuviera custodiado, usted es el que está en problemas ya que está toda mi sección arriba y si me toca, le dejaran la ka…..” Ahí, Fernando me miró, como que sí, como que no, pero sabía que también jugaba como él, y la verdad de que antes pensé en tener a mi unidad, pero igual estaba solo, había blufeado. Fernando no se la jugó y prefirió dejarlo ahí, por lo que me di media vuelta y me fui.

 

Cuando subía las escaleras, a mi lado izquierdo, subía un solado muy escondido entre las ramas, lo caché y solo le dije: “Soldado, estás de baja, te di de baja, así que pásame tu Fusil, sácate las botas, pónteles al rededor de tu cuello y mándale mis saludos al teniente Romero”.

 

Me fui al casino de oficiales (ya teníamos casino) y cuando estaba en mi pieza, me golpearon muy apurados, era Fernando, me miró medio loco y me dijo: “Toño, Toño, pásame el Fusil del soldado”;  “¿qué?”le dije; “pásame el fusil del soldado”; “¿qué soldado?”; “al que le quitaste el Fusil”; “no, na’ que ver”... y me dijo más serio y enojado: “Toño, tú estás recién salido, estás limpio, yo filo, es mi culpa, así que yo apechugo, ahora pásame el fusil (el que tenía escondido y desarmado bajo mi colchón) y tú no tienes na’ que ver, ya que el pelao ( soldado Conscripto ) al que le quitaste el fusil se colgó con los cordones de sus botas”. “¡Cresta!” pensé, pero Mi Teniente es medio grupiento  ( cuentero ) y esto es seguro una trampa para que le devuelva el Fusil, ya que perder un Fusil es lo peor que le puede pasar a un soldado. Lo miré y no le creí mucho, pero al final me la jugué y si perdía, perdía no mas.

 

Me dormí y al otro día en la mañana, cuando fue la formación de Diana, ahí estaba Mi Teniente Romero, frente a su sección, y detrás de él, un soldado con toda una venda blanca alrededor de su cuello, era verdad, Fernando no me mintió. El soldado ante la urgencia de que perdió el Fusil, por miedo, por no sé qué…. Antes de bajar y contar lo que yo creí un simple juego,  el soldado se sacó los cordones de sus botas y se trató de ahorcar, las marcas en su cuello eran del cordón que casi le cortó la piel.

  

Un tiempo después note algo raro, ya que muchas situaciones pasaron , la primera fue de que me mandaban a cazar para así alimentar a los pumas ( que estaban en el parque navidad) , algo raro ya que como el parque esta dentro de un recinto militar es fiscal y si es fiscal los animales también y por ello debieran tener comida. Pero como me gustaba cazar, la verdad que para mi no era un sacrificio, yo feliz con la obligación y además justificación  para poder cazar dentro del regimiento o mas bien en sus alrededores.

 

Al regresar  de un viaje a santiago (después de estar en  frontera), llegaba recordando una linda mascota que tenía en la Compañía ( Cuadra - habitaciones de los soldados ). Lo que pasa es que En los Juegos Con Fernando, estaba el que cada sección tendría una mascota, el escogió el Jabalí, yo no sabia cual seria para nosotros, pero cuando estaba en Balmaceda ( en frontera )  capture o mas bien cure a un búho, muy lindo y chiquitito, en ese momento dije, ok, Mi teniente sera un Jabalí, pero el no puede tener uno como mascota, yo sere el búho ( ya que mira casi en 360 grados, ya que da vuelta su cabeza  a una velocidad impresionante ) y además lo tendré como  mascota.

 

Bueno, llegue de mi viaje a Santiago y al llegar a la compañía, pregunte por todos , pero me miraban raro, como que no querían hablar, luego pregunte por el búho, silencio absoluto, y que creen , se lo habían comido los soldados, una noche y no se porque, mataron el búho y se los comieron, pero eso no es nada, me contó un Cabo, unos días atrás , se murió un Caballo ( era criadero militar de Caballares ) y usted sabe que no se puede levantar hasta que no llegue el veterinario, ya que es ganado fiscal. Y que pasa con eso, yo le pregunte, es que Kantin ( apodo del veterinario ) no subió altiro y en la noche unos pelados casi carnearon el caballo, bueno ante eso solo me rei, ya que es muy loco el imaginar a los pelados carneando a la mala, cual operación militar a un caballo que no saben porque se murió.

 

Unas noches después, unos soldados se robarían un pollo, pero ¿Por qué? Me preguntaba, ¿Por qué?, ya que la ración austral es muy grande en calorías, estos soldados tendrían que estar gordos, imagínense que les corresponde casi un cuarto de dulce de membrillo al desayuno, entre leche y pan,  y casi un cuarto de pollo por comida, es una ración considerada extrema y por ello es así la alimentación, ¿pero, igual tenían hambre?.

 

 

Me indicaron que estaba nuevamente de guardia ( bueno un Alférez, tiene que remplazar a todos, jajajjjaja, cualquier abuso )  

 

Y entre las obligaciones del oficial de guardia  es el estar en la cocina cuando se efectué

el gramaje de los alimentos ( Por cada soldado corresponde cierta cantidad de calorías, los que se convierten en tipo gramos y ello es lo que tiene que estar en las marmitas [ hoyas gigantes] ) , además esta la de comer junto a los soldados y así ver la calidad de ella.

 

Tipo 11:30 de la mañana era la hora aprox. que por reglamento a los Of. de guardia les corresponde estar presente en el pesaje de los alimentos, fui y llegue tipo 11:15 , pero cuando ingrese como gran sorpresa ya estaban las marmitas funcionando y todo estaba ya en ella. ¿Qué paso?, le pegunte a Ranchero ( quien esta a cargo del rancho – Comida ) , faltan 15 minutos y todo esta en la marmita, pero mi Alférez, respondió. Lo que pasa es que por la hora preferí echarla antes ya que así no nos atrasamos porque hay cordero.

 

En ese momento me di cuenta de que lo que pasaba, por un lado el ecónomo ( encargado de los rancheros ) no estaban ni ahí con el reglamente u Control o tenia  mucha seguridad en que no pasaba nada, también recordé todo lo anterior de los Soldados, el ¿Por qué? Tenían hambre y casi sin pensar le indique o mas bien le ordene, pare el fuego, baje las marmitas y con un colador proceda a sacar toda la carne del interior, Queeee, exclamo el ranchero, lo que escucho le indique, yo por un lado pensaba de que en una de esas me equivocaba pero que igual me la jugaría, por otro el que no me podía mover de ahí y tercero de que requería a un testigo. Mande a un soldado a buscar a un compañero y amigo, Fernando Barahona, cuando el llego, me pregunto en que estaba , a lo que le conteste, solo amigo quédate aquí ya que requiero a un testigo.

 

Paso mucho rato, ya que imagínense, fue el sacar presa de carne por presa de carne y eran dos marmitas ya que había que alimentar como a 400 soldados, ya eran tipo 12:30 a 13:00 cuando las unidades del cuartes comenzaron a formar para pasar a rancho, junto con cada compañía estaba un oficial a cargo ( oficial de semana )  y yo siendo Alférez, poca posibilidad de mando podría tener, pero existía una de la que apoyaría si o si, de todas formas ya estaba hasta el cuello en esto. Seguí pasando la hora y los oficiales fueron a mirar que pasaba, ¿Por qué? El oficial de guardia no tomaba la cuenta y así pasar a rancho, así que fueron a la cocina y me preguntaron lo que pasaba, unos entendieron y otros se molestaron mucho, pero por suerte nada podían hacer y solo les indique de que según reglamento el Oficial de Guardia era en mas antiguo de los oficiales y mi obligación era vigilar la alimentación de los soldados.

 

Cuando el ranchero termino de sacar toda la carne y considerando de que ella estaba mojada, faltaban mas menos 40 kilos, lo que daba un rango de robo de aprox., 4 corderos por dia, lo que entrega una equivalencia ( con otros alimentos, ya que podrían ser pollos, porotos, etc. ) de unos 28 corderos a la semana y así sucesivamente.

 

Todo el dia medite sobre lo que paso y que haría ahora, Fernando me hablo y me dijo, cuidado amigo, en lo que te estas metiendo es algo muy delicado ya que hay gente que no te imaginas en esto, ya que muchos son los que roban y otros se hacen los tontos, ante esto le pregunte, mi teniente, el libro de guardia es casi sagrado verdad, si me dijo, no se puede tocar ya que habría un gran sumario verdad, si me contesto, entonces si yo estampo lo que paso no pueden perder el libro o sacar la hoja, así es me indico.

 

En la noche tome el Libro de guardia y estampe todo lo que paso, con detalles y presunciones, entregue la guardia y hasta el dia de hoy espero que me llamen del regimiento 14 para preguntarme o efectuar una seria investigación de los robos de alimentos a los soldados conscriptos. Pero lo bueno fue de que desde ahí, cuando estaba de guardia o semana, los soldados se ponian felices ya que se les servia lo que les correspondía por ley y ser una ración austral.

 

 

 

 

RETORNAR A PAGINA ANTERIOR